Quabit Guadalajara está viviendo ya en Madrid la recompensa de su trabajo a lo largo de toda la temporada: La sufrida victoria ante Teucro le valió el pase a la Final a 8 de la Copa del Rey, fase a la que BM Guadalajara no había accedido anteriormente. La cercanía de la ciudad organizadora, Madrid, ha hecho posible que más de 300 aficionados se vayan a desplazar con su equipo a vivir un acontecimiento histórico para el club. No solo eso: también el equipo cadete vivirá este fin de semana la MiniCopa, un acontecimiento protagonizado por las jóvenes promesas de los ocho equipos clasificados.

La fiesta comenzó esta mañana en la recepción oficial de la Copa del Rey, que tuvo lugar en el edificio de Correos, ubicado en la Puerta del Sol. Allí, José Javier Hombrados, presidente de la Federación Madrileña de Balonmano y anfitrión de la Final a 8, habló de lo que supone este proyecto para la ciudad y la Comunidad de Madrid, alabando los valores del balonmano “que van más allá del 40×20. Adolfo Aragonés, presidente de ASOBAL, se refirió a este acto de presentación como el “kilómetro cero del balonmano nacional, al que le espera un futuro ilusionante”. Por su parte, Francisco Blázquez, presidente de la Federación Española de Balonmano, dio por sentado el éxito de este evento deportivo poniendo como ejemplo otros acontecimentos en los que ha participado la Federación, como la Copa de Su Majestad La Reina.

En el plano deportivo, César Montes dejó patentes las ganas y la ilusión que inunda el vestuario de cara a este fin de semana: “tenemos muchas ganas de competir y venimos a disfrutar de  un fin de semana histórico para el Quabit Guadalajara. Somos conscientes de que vamos a necesitar una alta dosis de mentalidad y buen juego para competir ante un rival de grandísimo nivel. Vamos a intentar hacer daño y llegar con opciones hasta el final del partido y , por qué no, dar la sorpresa. Queremos que se hable de nosotros en esta copa, aunque para nosotros, estar aquí  ya sea un premio”.

El capitán del Quabit Guadalajara, Javier Parra prometió “dar guerra e intentar competir hasta el final del partido”. Somos un equipo humilde, pero a ganas e ilusión no nos gana nadie.

¡¡Vamos, Guada!!