El paso del cadete por la Minicopa fue de menos a más.
El primer día por la mañana, el estreno en el campeonato fue contra el campeón de esta minicopa, el FC Barcelona, que mostraba su superioridad desde el inicio del torneo. El siguiente rival en esa misma tarde fue Puente Genil: los morados salieron con muchas dudas después del partido contra Barça y los alcarreños no supieron competir contra un rival de su misma medida.
Al dia siguiente, el sábado, se enfrentaban a un gran Valladolid, los cadetes por fin volvían a ser ellos mostrando coraje, garra y  que son un equipo donde priman los gestos de ánimo entre compañeros, cosa que sin duda fue una de las claves para competir el partido donde al finalizar había un empate a 26 en el marcador después de un gran partido de dos equipos muy serios, y del que los morados sacaban buenas sensaciones para encarar el domingo el último partido.
El domingo por la mañana los cadetes se encontraron con la victoria ante BM Logroño en el mejor escenario posible, el Madrid Arena, y bajo la mirada de grandes personalidades del balonmano. Victoria trabajada y merecida por el equipo. Sin duda una gran experiencia para todos los jugadores y cuerpo técnico que disfrutaron del ambiente y del buen balonmano que albergaba la capital madrileña.
Agradecimientos a todas las familias que nos han acompañado todo el año, por su compromiso y dedicación, se desplazaron a Madrid para animar y apoyar a los chicos, sin ellos nada de esto hubiese sido posible.
Enhorabuena al capitán de esta generación, Jose Luis Román, por su trofeo de máximo goleador del torneo y a todos los miembros del equipo por hacerlo posible.