Durante la tarde de ayer tuvo lugar el primer coloquio del Casino, una cita que se celebrará una vez cada tres meses en la Sala Disruptiva, un nuevo espacio multifuncional concebido para uso y disfrute de los socios del Casino, situado en la calle Mayor de Guadalajara.

En la charla confluyeron las visiones de un hombre del deporte, José Javier Hombrados, un empresario, Félix Abánades y uno de la administración, Jaime Carnicero. Los tres consiguieron aportar diferentes perspectivas sobre un tema, el trabajo en equipo, que suscitó mucho interés entre el público asistente: empresarios, autónomos, directivos y jugadores del Quabit BM Guadalajara.

José Javier Hombrados, portero del Quabit BM incidió en la importancia del trabajo en equipo tanto dentro como fuera del 40×20: “La clave es ¿por qué un equipo es mejor que otro?. El rendimiento individual o el talento suma, pero es el grupo y la metodología lo que hace que la máquina funcione. Sin embargo, lo primordial para que un grupo funcione son los valores. El talento individual se multiplica con los valores. Eso es lo que ha hecho posible que el BM Guadalajara haya conseguido funcionar por encima de sus capacidades”. Un equipo con escaso talento individual puede multiplicar su valía y sus capacidades a través de un buen trabajo en equipo, algo que se puede extrapolar a la esfera empresarial: “en el deporte estamos acostumbrados más habitualmente a trabajar en equipo, pero su efecto es igualmente positivo en la empresa”.

El moderador del coloquio y director de Nueva Alcarria, Alfredo Palafox, comparó el papel del vicealcalde de Guadalajara, Jaime Carnicero, con el de un entrenador deportivo, por su función de liderazgo y gestión de equipos en el Ayuntamiento de Guadalajara. En este sentido resaltó la importancia de las grandes apuestas realizadas en los últimos años y que han cambiado radicalmente la ciudad: la renovación de la red de saneamiento de la calle Mayor o la construcción del Palacio Multiusos de Aguas Vivas, una infraestructura que ha revolucionado la vida deportiva de la ciudad.

Felix Abánades, presidente de Quabit Inmobiliaria resaltó las cualidades que debe reunir un líder: “tener capacidad para tomar decisiones a tiempo, saber transmitir los objetivos de la empresa, ser cercano a los trabajadores…”. Por encima de todo, hizo hincapié en la importancia de que el líder mantenga la ilusión en momentos de adversidad.

En resumen, Alfredo Palafox sintetizó el liderazgo en tres valores: Ilusión, reconocimiento y trabajo. Para finalizar, se abordó el tema de la gestión del fracaso, haciendo referencia al bajón deportivo en la última fase de la competición del Quabit Guadalajara: “la gente valora el esfuerzo por encima de los resultados. Muestra de ello fue cómo la afición se volcó con el equipo tras la plaga de lesiones sufrida en la temporada 2016/2017. Los valores de equipo son fundamentales para gestionar el fracaso y en ocasiones, para valorar la victoria hay que sufrir una derrota, aunque sea doloroso”. Félix Abánades añadió la sinceridad como una cualidad necesaria en un líder en momentos difíciles para el equipo, mientras que Jaime Carnicero aportó su visión sobre la derrota: “no buscar culpables y apoyarse en el grupo es fundamental en momentos difíciles. La victoria es pública pero la derrota es privada, a veces es complicado gestionar el fracaso, pero hay que mirar más allá: la ciudadanía no se equivoca, los que nos equivocamos somos nosotros y debemos ser capaces de corregir y rectificar. La crítica nos ayuda a mejorar y evolucionar”. En esta línea, Jota resaltó la humildad, cualidad importante a la hora de escuchar y aceptar las críticas y recordó: “las críticas, siempre mejor en frío”.

La tarde terminó con un aperitivo, en el que jugadores y directivos han tenido ocasión de charlar con el tejido empresarial alcarreño y estrechar lazos con Félix Abánades, máximo representante del patrocinador principal del club, Quabit Guadalajara.