FOTO: XAVI SOLANAS

Buen inicio de temporada del combinado alcarreño, que no bajó los brazos a pesar de la distancia en el marcador, que llegó a ser de ocho goles en la segunda parte. Buena actitud de un equipo que nunca se dio por vencido y que supo gestionar bien un marcador adverso. Al final no pudo ser, siendo el resultado final de 26 a 23 goles.

El partido comenzó con un retraso de 45 minutos debido a la monumental tromba de agua que cayó sobre Granollers. Guadalajara comenzó adelantándose en el marcador, pero pronto BM Granollers tomó la delantera, aprovechando las pérdidas del Quabit y transformándolas en goles de contraataque. Las exclusiones de Paredes y Márquez en los últimos minutos facilitaron la ventaja del equipo local, que llegó al descanso con 5 goles de ventaja (13-5).

En la segunda parte, Guadalajara mantuvo el tipo y fue capaz de dar la vuelta a un marcador adverso, con hasta 8 goles de diferencia. Según explicaba César Montes: “hemos abierto la defensa, intentado provocar errores en Granollers y hemos conseguido poco a poco meternos en el partido, reduciendo la distancia, llegando a ponernos a dos goles. El equipo ha trabajado y ha luchado, lo importante es que el equipo no ha bajado los brazos y no le ha perdido la cara al partido, aunque por desgracia no haya sido suficiente ante un gran equipo como Granollers”. El resultado final, de 26 a 23 supone dejar los dos puntos de Granollers pero volver a Guadalajara con la sensación de haber luchado hasta el último segundo.

El próximo partido enfrentará al Quabit Guadalajara al SD Teucro el próximo viernes a las 20:30h en el que será el estreno del Quabit Guadalajara ante su afición, en plenas fiestas patronales.