El conjunto alcarreño llega al final de esta pretemporada invernal en la que, si bien no ha disputado un gran número de amistosos de preparación, ha realizado sesiones dobles de entrenamiento con una importante carga física, con el objetivo de llegar al primer partido de la segunda vuelta en mejor condición física si cabe, que terminaron la primera vuelta.

Mariano Ortega no se achanta, reconoce los fallos cometidos en la primera vuelta donde la falta de concentración durante los 60 minutos de los partidos, hizo que el Quabit empatara más partidos de los que debía y dejara escapar puntos muy valiosos, sobre todo en los partidos en su feudo.

Para esta segunda vuelta ya no hay excusas, los jugadores ya saben cómo son y cómo se manejan los nuevos sobre la pista y conocen con exactitud la técnica e indicaciones de Ortega, por lo que están preparados para darlo todo en esta segunda vuelta que comienza en escasos 6 días y demostrar por qué son un equipo que lleva 10 años en Asobal.

El técnico morado definía este parón invernal como «positivo para desconectar de la primera fase y coger energía para la segunda vuelta que  va a ser complicada. Hemos aprovechado para coger el ritmo competitivo y preparando ya el partido frente a Logroño que viene ya». Ortega ha intentado que los jugadores recuperasen la forma y terminaran de asimilar las indicaciones para poder afrontar lo que queda de temporada con solvencia.

Respecto al análisis de los partidos de pretemporada, de resultados dispares, uno ganado y otro perdido, el entrenador pudo comprobar que «el equipo estuvo muy bien, en el primer partido la defensa estuvo muy fuerte y estaban más frescos, con menos carga física. En el segundo hubo algunos jugadores tocados que ya no pudieron participar por acumulación de carga, pero ambos partidos cumplieron su objetivo, que era ayudarnos a coger el ritmo de competición».

Para esta segunda vuelta, Ortega cree que lo más importante, una vez que el equipo se conoce, es mantener los minutos de buen juego «somos un equipo con gente más joven y otra con experiencia y eso nos genera altibajos durante los partidos, tenemos que ser más colectivos y trabajar los puntos débiles para mejorar».

Antonio Serradilla es uno de los veteranos del equipo. Comenzó la temporada arrastrando problemas en un dedo de la mano, lo que le llevó a perderse algunos partidos de la primera vuelta, pero ahora, totalmente recuperado, está preparado para dar un paso adelante y convertirse en una pieza fundamental en los planes de Mariano Ortega.

Para el jugador sevillano «el equipo tiene mucha proyección y vamos a ir para arriba porque hay nivel para estar luchando entre los 10 primeros.». A nivel personal, el lateral morado ha notado la dureza de esta pretemporada pero la considera positiva para recuperarse de las navidades y empezar con fuerza la segunda parte de la competición «va a ser una vuelta diferente y vamos a conseguir más puntos. Hemos tenido muchos empates la primera vuelta pero no vamos a pecar tanto de novatos y nos vamos a llevar más puntos en esta segunda parte. El primer partido que tenemos lo estamos preparando muy bien y si ganamos nos va a dar mucha moral, así que vamos a ir con todo a ganar».

El equipo alcarreño está preparado para, el 5 de febrero a las 20:30 en el David Santamaría, retomar una competición, que, como expresa el titular, cambia de nombre para esta segunda parte. Y es que la Asociación de Clubes Españoles de Balonmano y la multinacional de infraestructuras y servicios, Sacyr, presentarán el próximo lunes 3 de febrero a las 12:00 horas, en la sede de Sacyr en Madrid, los detalles del acuerdo de patrocinio de Sacyr a la máxima división masculina de balonmano que pasará a denominarse Liga Sacyr ASOBAL en la segunda vuelta de la temporada 2019/2020.