Esta tarde a las 20:00h y de vuelta en el Polideportivo Municipal David Santamaría de Guadalajara, ha tenido lugar el último encuentro amistoso de la pretemporada que enfrentaba al Quabit BM Guadalajara con todo un rival europeo como el BM Benidorm, equipo que dio la sorpresa la pasada temporada convirtiéndose en subcampeón de la Copa del Rey.

Se trataba del segundo choque de la semana para los de Mariano Ortega, tras disputar el miércoles un partido en El Sargal frente a Incarlopsa Cuenca y por tanto y siendo ya el cuarto choque de pretemporada para los morados, el cansancio ya se iba haciendo patente en la joven plantilla alcarreña que salía de inicio acusando las bajas de Javier Chacón y Raúl Diéguez, que se sumaban a la del lesionado Javier Bodí.

Mariano Ortega realizó, como viene siendo habitual en estos choques de pretemporada, varios cambios en su equipo sobre la pista, intentando que todos los jugadores participaran en el choque y partiendo de un siete inicial que se va convirtiendo en el habitual y formado por Hombrados en la portería, Pablo Paredes, Jaime Gallardo, Jack Savini, Arthur Pereira, Gastón Mouriño y Dariel García Rivera .

Ambos equipos salieron a la pista con mucha fuerza, abriendo Arthur Pereira el marcador para el Quabit para empatar seguidamente los Benidormenses. El juego fluía por ambos bandos durante los primeros compases del encuentro y la igualdad se establecía en el luminoso del Santamaría. A Jack Savini le tocaba coger el timón del equipo alcarreño, debido a esas molestias de Javi Chacón y así lo hacía repartiendo juego y sacándose lanzamientos potentes de la manga.

Fue entonces cuando el Quabit entró en una racha de buen juego que, gracias a las recuperaciones de Gallardo y las paradas de Hombrados bajo palos, consiguieron adelantar al cuadro de Ortega por 4 goles (8-4). En esta tónica y llegado el minuto 16:00 Fernando Latorre detenía el crono al ver como el Quabit se iba en el marcador y su presión impedía a los de Benidorm acercarse a portería.

Tras la arenga del míster benidormense, el partido continuó en la misma línea con una gran defensa del Quabit y un potente ataque formado por Korchi, Tito Díaz y Alberto Sanz, pero el aumento de la presión rival hacía que en el minuto 20:00 Benidorm consiguiera igualar el marcador 9-9, igualdad que duraría poco pues dos minutos después el Quabit volvía a estar dos goles por delante 11-9.

Así continuó el juego, con un Quabit muy luchador, adelantándose de nuevo cada vez que Benidorm le recortaba la ventaja gracias a un inspirado Korchi, que transformaba cada lanzamiento a puerta, con un juego frenético sobre la pista para llegar al descanso con un ajustado 15-14 en el marcador.

Arrancaba la segunda parte con un Benidorm con energías renovadas, retomando la intensidad de la primera parte e igualando el marcador, pero de nuevo el Quabit conseguía desmarcarse con dos goles apenas pasados dos minutos del reinicio 17-15. rondaba el minuto 36:00 cuando los benidormenses lograban el empate a 18, pero el Quabit no perdía el ritmo y de nuevo se desmarcaba gracias a las penetraciones por el extremo derecho de Jaime Gallardo y por el centro con Jack Savini.

Llegado el minuto 11:00 de la segunda parte, los de Ortega comenzaron a acusar el intenso calor y el cansancio de la semana y fue cuando los hombres de Latorre se valieron de su experiencia para adelantarse por primera vez en el marcador 20-21, a pesar de los intentos de los morados de seguir luchabando por recuperar su ventaja. Fue a partir de ese momento cuando cambió la tónica del partido y Benidorm comenzó a llevar la batuta. En el minuto 16:02 Mariano Ortega detenía el crono por primera vez al escaparse el rival dos goles por delante 21-23 y su arenga dio resultado, pero el Benidorm ya había puesto el turbo y empezaba a desmarcarse y aventajar al Quabit en el electrónico.

Llegando al final del encuentro, Benidorm no aflojaba la presión y Fernando Latorre solicitaba tiempo muerto llegado el minuto 24:02 tras un momento de buen juego de los morados y con clara intención de cortar la concentración del Quabit. Tras este parón, los de Mariano Ortega no cesaban en su intento de acortar distancias, pese a las dificultades que les imponían los experimentados jugadores de Benidorm con un gran Leo Vial bajo palos que detenía un penalty lanzado por Mouriño y así se llegaba al final de un intensísimo partido, en el que ambos equipos lucharon por ganar demostrando un gran juego y el tipo de partidos de infarto que nos esperan esta temporada y en el que el Quabit terminó perdiendo por 25-27 un encuentro que, sin duda, pudo haberse declinado en cualquiera de los dos bandos.