Esta tarde se ha celebrado una rueda de prensa diferente y es que, hemos tenido el placer de recibir a los profesores que, en representación de la Universidad de Castilla La Mancha (UCLM), trabajan en el proyecto que se está llevando a cabo desde octubre y que lleva por nombre «Análisis de datos de partidos de ASOBAL para Quabit Guadalajara».

El departamento de Transferencia e Innovación de la Universidad de Castilla La Mancha (UCLM), a través de estos dos profesores, D. Eusebio Angulo Sánchez-Herrera, del Departamento de Matemáticas y D. Francisco Pascual Romero Chicharro, del Departamento de Tecnologías y Sistemas de la Información, ambos del campus de Ciudad Real, está colaborando con el club morado en este estudio de Análisis de datos y Estadística Avanzada, lo que se denomina el Big Data y que muchos expertos consideran el futuro del balonmano.

Este acuerdo de colaboración se ha firmado por dos años, con posibilidad de ampliación y el segundo entrenador del equipo alcarreño, Juan Carlos Requena, es quien se está encargando de canalizar y traducir toda información de UCLM hacia el Quabit, para aprovechar esos datos, en beneficio del club.

Como bien apuntaba el presidente de los alcarreños, «es un reto fascinante, un desafío intelectual importante y estamos muy orgullosos de esta colaboración con la Universidad de Castilla La Mancha que está en la élite de la investigación y el desarrollo tecnológico».

Los profesores implicados en el trabajo, Eusebio Angulo y Francisco Pascual, explicaron a la prensa con claridad en qué consiste el trabajo y por qué es tan importante a la hora de mejorar el rendimiento del Quabit, «tratamos de buscar valoraciones objetivas de los jugadores pero también valorar colectivamente con los siete que hay en pista cómo ha ido funcionando el equipo, tanto en defensa como en ataque».

Francisco Pascual también apuntaba la importancia de recoger datos de nuestro deporte, algo totalmente novedoso que ya se realiza desde hace tiempo en otros deportes y que es de gran utilidad «miramos cómo funciona el equipo cuando un jugador está en pista. El propósito es buscar al jugador invisible, aquel que no aparece en las estadísticas habituales de goles, pero que el equipo mejora cuando está en pista». Un trabajo realmente apasionante que están llevando a cabo también en otros equipos como en el femenino Bera Bera o el  MKB Veszprém de Hungría de nivel europeo.

Juan Carlos Requena, segundo entrenador del Quabit, es un gran apasionado del Big Data y se encarga de traducir esos datos, que los expertos de UCLM envían, en información de gran utilidad para el entrenador, Mariano Ortega que apuntaba que «el entrenador dedica mucho tiempo al pre partido y al partido, pero no al post partido, en ese aspecto nos echan una mano increíble y sacamos rendimiento gracias a sus datos». Juan Carlos ya hacía algo de estadística con la valoración de los jugadores, pero ahora se ha profesionalizado gracias a esta colaboración con UCLM «nos está aportando mucho a nivel de ataque, contraataque, repliegue y toma de decisiones en los partidos. Es muy importante recoger datos de este deporte para no caer en el sesgo del observador, la subjetividad con la que valoramos al equipo».

El método, según explicaba Requena es el siguiente «en cada posesión se anota quien está jugando y si han tenido éxito, estos datos nos dan mucha información, el scoring del jugador y lo que aporta al partido, así podemos objetivizar los datos del partido».

Este convenio aporta un salto de calidad al Quabit Guadalajara que, de la mano de UCLM, está ayudando a la recogida de datos de nuestro deporte y ayuda al equipo a mejorar, por lo que el club alcarreño está tremendamente agradecido a la entidad castellano manchega.