Los Infantiles C se trajeron de Cuenca una trabajada victoria y el susto tras la lesión en los primeros minutos de juego de Joaquín Palomino. En un lance del juego, en el minuto 9, el joven jugador sufrió una lesión de gravedad en su brazo izquierdo y tuvo que ser trasladado al hospital conquense donde le fue diagnosticada una rotura de cúbito y radio. Joaquín se encuentra ya en su casa con el brazo inmovilizado, esperando una evolución positiva y recibiendo los mensajes de apoyo de todo el Club.

El partido estuvo muy igualado desde el inicio, las defensas impusieron su ley y marcaron el ritmo de juego, pero los morados lograban ir delante en el marcador y una pequeña renta al descanso (5-7) les permitió llevar el control hasta el final. El equipo mostró su solidez y pese al mal trago de ver salir lesionado a su compañero siguió haciendo lo que había preparado durante la semana para ofrecer la victoria por la mínima a Joaquín Palomino.

Las Senior recibían en su pista de Alcalá al Iplacea en un partido en el que no lograron encontrarse cómodas en ningún momento y que les costó la derrota.

El desorden inicial en el juego de las moradas, con muchas pérdidas de balón, permitieron al Iplacea llevar la batuta en el marcador y establecer distancias de 2 y 3 goles. Un tiempo muerto de Isma Moya hizo reaccionar a sus jugadoras y la mayor intensidad en el juego del Balonmano Guadalajara devolvió la igualdad y las alternativas al marcador. Pero la defensa 6-0 de las alcalaínas seguía haciendo mucho daño y el ataque morado no terminaba de encontrar el camino. Varios penaltis y las entradas por los extremos permitían a las alcarreñas irse al descanso con el partido abierto.

En la reanudación, el equipo alcarreño no mostró un cambio de actitud y seguía con muchos problemas para atacar la defensa del Iplacea. El cambio en el sistema ofensivo con un doble pivote ayudó al Guadalajara a mantenerse en el partido, pero no fue suficiente para llegar a romperlo. Las exclusiones en el cuadro local permitieron a las moradas empatar el partido mediada esta segunda parte, pero de nuevo faltó claridad y fluidez para cambiar la dinámica y controlar el ritmo de juego.

En los aspectos positivos, Mireya, que sufrió una lesión en la jornada anterior, evolucionó favorablemente durante la semana y pudo competir junto al resto de compañeras.