El fin de semana deparó cuatro derbis contra el Azuqueca y muchos partidos con poca historia ante rivales inferiores que opusieron poca resistencia en varias categorías, pero que permitieron a nuestros equipos ganar en conjunción, golear a sus oponentes, y seguir trabajando para preparar futuros y más complicados compromisos.

Empezaron compitiendo los Alevín Masculino con un trabajado triunfo (22-10) ante el buen equipo de la escuela del colegio Parque Vallejo. Los morados, muy centrados en todo el partido, dominaron los cuatro cuartos. La buena defensa fue la clave durante el partido, la cual permitió que, en muchos momentos, el equipo pudiese encontrar situaciones claras de contraataque que le permitían anotar con facilidad. El equipo continúa mejorando en cada partido y, hasta el momento, cuenta sus partidos por victorias, lo que le permite, una semana más estar en posiciones altas de la liga.

Al Cadete Femenino le costó demostrar con su juego su superioridad en el marcador (11-4 al descanso) y estuvo falto de intensidad y concentración durante la primera mitad. Pero en la reanudación, las moradas mostraron otra cara, tanto en ataque como en defensa, con mayor intensidad y juego colectivo, para ir ampliando las diferencias con el paso de los minutos hasta un marcador final de 27-9, dejando muy a la claras la diferencia entre un equipo y otro.

El Infantil Femenino A vencía (30-13) también con mucha facilidad a las infantiles toledanas del Olías Cl. Dental, que como sus compañeras cadetes apenas fueron rival para la seriedad que demostraron las moradas en todos los aspectos del juego.

También abultados marcadores favorables en los partidos que disputaban en Toledo el Cadete Masculino A (14-44) e Infantil Masculino A (10-40) que refuerzan cada jornada su solidez como bloque y su capacidad competitiva.

El Infantil Femenino B abrió la serie de derbis ante los de Azuqueca, siendo el único que se jugó en pista del Balonmano Guadalajara, en un partido en el que tuvo que tirar de coraje y esfuerzo para paliar su falta de banquillo y que dejó muy buenas sensaciones y perspectivas para mejorar, aprender y seguir sumando pese a la derrota (14-25).

Le siguió el Cadete Masculino B que, ya en la pista del Ciudad de Azuqueca, también logró una trabajada victoria (25-27). Buen juego el desplegado por los morados en todo el partido. Con una defensa muy anticipativa, provocando errores en el rival, el equipo encontró situaciones claras de contraataque que le hacían controlar el choque. La pena fue la poca efectividad que el equipo mostró de cara a portería. Unas veces por fallos propios y otras veces por mérito del portero rival, el equipo no conseguía materializar en el marcador la superioridad en el juego. La primera parte fue de dominio morado. Se pudo haber distanciado más en el marcador, pero la falta de puntería lastró al equipo, que muy sólido en defensa parecía controlar el partido. Finalizó el primer acto con 3 goles a favor de los alcarreños. En la segunda parte el equipo pareció más nervioso, seguía adoleciendo de falta de puntería, y en defensa, pequeños fallos de concentración le hicieron perder la ventaja. Azuqueca apretó y tuvo balón para ponerse uno arriba, pero el equipo supo sobreponerse y apretar los dientes para lograr una trabajada victoria.

Continuando con los derbis, en la tarde del sábado, llegaba el turno para el Juvenil Masculino que se llevó la victoria por la mínima (27-28) con el tiempo vencido. Tras las iniciales alternativas en el marcador, el Tititos Azuqueca encontró el camino para romper la defensa morada, pero el Guadalajara supo reajustar sus sistemas habituales para mantenerse en el partido. En la segunda mitad, un inicio titubeante obligó a ir a remolque en el marcador al Guadalajara. Pero de nuevo, la solidez defensiva alcarreña permitió recuperar balones e incluso forzar situaciones de pasivo al Azuqueca, y lanzar segundas oleadas aprovechando muchas ocasiones desde los siete metros. Con el reloj parado y el empate en el marcador, un lanzamiento de falta convertido por Álvaro García dio los dos puntos al Balonmano Guadalajara.

ULTIMO Y CERTERO LANZAMIENTO DE ÁLVARO GARCIA PARA GANAR EN AZUQUECA

El derbi fue igualmente duro para el Sénior Masculino que durante la primera mitad se vio superado por el Tititos Azuqueca en todos los aspectos del juego y no lograba asentarse en la pista. Pero tras el paso por vestuarios, Balonmano Guadalajara le dio la vuelta al partido, impuso el ritmo de juego, se adelantó en el marcador y supo gestionar unas ventajas cortas que fue aumentando con el paso de los minutos hasta llevarse una importante y trabajada victoria (33-38).

El Infantil Masculino B también afrontaba un derbi, pero contra el Cabanillas. El equipo morado se mostró muy superior desde el inicio y supo llevar el control del juego durante todo el partido. A medida que fueron pasando los minutos, los rivales acusaron además la falta de banquillo y el Guadalajara fue aumentando a placer las diferencias en el marcador para finalizar (33-3).

El Infantil Masculino C se medía al Cuenca con un rendimiento muy satisfactorio pese al adverso marcador final (12-25). Una buena defensa con muchas ayudas, sobre todo en la primera mitad, permitió al equipo mantenerse cerca en el marcador hasta el descanso, pese a que algunos de los jugadores rivales superaban con mucho en talla y físico a los nuestros, sin embargo a partir del descanso, se acabó el fuelle, la defensa se resintió y los conquenses lo aprovecharon.

Cerraban la jornada de competición las Sénior Femenino que, pese a no traerse los puntos de Alcobendas, realizaron un buen partido presidido por la igualdad en el juego. El acierto local del inicio les permitió liderar el marcador aunque con diferencias de solo uno o dos goles (10-8, al descanso) ante un Guadalajara solvente y con confianza en su juego. Hacia el ecuador de la segunda mitad, la constancia de las alcarreñas dio sus frutos y se adelantaron (17-18) por primera vez, pero una serie de errores morados devolvió de nuevo el liderato a las locales. Guadalajara forzaba el empate a 21 en el último minuto pero no pudo conservarlo (22-21).