El Alevín Femenino se llevó la victoria en su visita a El Casar (10-22) desplegando una gran intensidad en su juego y mostrando todo el grupo una muy buena actitud.

Las pequeñas del Balonmano Guadalajara salieron muy concentradas y aunque a nivel defensivo cometieron muchos errores no forzados, en el aspecto ofensivo supieron manejar muy bien las situaciones del juego. Aprovecharon sus opciones de lanzamiento, anotando todas las jugadoras, trabajaron bien la circulación de balón y lanzaron numerosos y efectivos contragolpes.

El Infantil Masculino B disputaba su último partido antes del descanso navideño también ante El Casar y aunque le costó unos minutos entrar en el partido y hacerse con el ritmo de juego, poco a poco, realizando una buena defensa que le permitió correr el contraataque abrió una importante brecha en el marcador y dejó casi sentenciado el partido al descanso (7-17).

En la segunda parte, los morados salieron muy centrados, cometieron muy pocos errores y, sumado a la buena actuación de la portería, siguieron ampliando las distancias en el marcador hasta completar con una contundente victoria de 13-34.

Amplia victoria también del Infantil Masculino C ante Cabanillas (3-31) en un buen partido de los chicos que, basando su juego en una buena defensa, pudieron robar bastantes bolas y conseguir goles fáciles de contraataque.

Poco a poco se va mejorando en ataque, dándole continuidad y logrando siempre un pase más. Y aunque queda mucho por trabajar y por mejorar, la tendencia es positiva.

Derrota agónica del Cadete Masculino A en su visita a la difícil cancha de Villarrobledo (34-32). El equipo luchó durante los 60 minutos pero no se encontró cómodo durante el partido.

El inicio de la primera parte fue bueno, sin alardes en defensa, el equipo lograba mandar en el marcador y ponerse 3 goles arriba. Villarrobledo no tardó en cambiar su defensa y Guadalajara comenzó a tener problemas en ataque, al no conseguir situaciones claras de lanzamiento. La defensa morada tampoco se encontraba cómoda, muy hundidos en 6 metros y sin muchas ayudas en zona de balón, el equipo encajaba goles ‘fáciles’. Sin embargo, alcanzada el descanso un solo gol por debajo.

El inicio de la segunda parte de Guadalajara fue muy bueno. Logró reducir la desventaja y de nuevo abrió una brecha de 3 tantos a su favor. El ataque parecía entonarse más, aprovechando mejor las situaciones de 2×2 que le concedía el rival. Pero en defensa el equipo iba a rachas, alternando buenas defensas con torpes acciones que permitían al rival anotar con facilidad.

Villarrobledo apretó en el último tramo, logrando empatar el partido. En el final apretado, el equipo morado cometió errores de lanzamiento y en la toma de decisiones que le lastraron sin tiempo de reacción. El equipo, que durante los últimos 4 minutos tuvo un jugador menos por dos exclusiones seguidas, luchó hasta el último momento, pero no pudo revertir la situación.

El Infantil Masculino A afianzó su liderato en Villarrobledo y realizó un partido excelso en todas las facetas del juego, superando a su rival en todo momento.

El Guadalajara, muy sólido, dominó de principio a fin. Y a escasos 5 minutos del inicio ya lideraba claramente el marcador. Prácticamente en la primera parte ya se había cerrado el marcador debido a la amplia diferencia.

Los morados, como si de un rodillo se tratase, fueron rotando jugadores y con la magnífica aportación de todo el equipo fueron aumentando la diferencia de goles de forma inexorable. El resultado final (9-52) deja pocas dudas del buen partido de los morados y de la diferencia entre ambos equipos.

Dos puntos más para el Juvenil Masculino (26-17) que va a más cada día, aunque no pierde de vista que aún tiene mucho margen de mejora y que debe trabajar duro para lograrlo.

El Guadalajara empezó con su nivel defensivo a medio gas, pero fue ganando en firmeza rápidamente, lo que le permitió correr la segunda oleada y hacer bastante daño en esas transiciones ofensivas. En el juego ofensivo posicional se trabajó mucho el sistema pero a los morados aún les falta paciencia para evitar pérdidas de balón ‘tontas’.

Tras el descanso, los morados cambiaron la defensa sobre el jugador del Retamar Miguel, quién les había hecho mucho daño en la primera mitad en el 2×2 sacando varios 7 metros y sanciones, para seguir llevando el control del partido. Una pequeña bajada de intensidad de los morados y varios lanzamientos fallados permitieron al rival acortar distancias en el marcador, aunque fue solo un espejismo porque un tiempo muerto y los reajustes necesarios devolvieron el control del partido al Guadalajara, que el próximo fin de semana visita a un rival muy duro, Cuenca, que ha ganado todo con relativa facilidad.

El Senior Masculino pagó caro un mal día en su juego y no pudo superar al Retamar (19-30).
La poca eficacia defensiva morada, con muchos problemas en los 1×1 y las ayudas, de los primeros compases del partido, hizo encajar al Guadalajara un 0-6 en los primeros 6 minutos. Un tiempo muerto puso remedio. Un buen arreón en ataque y la subida de la intensidad defensiva permitieron recuperar balones y hacer transiciones rápidas. Guadalajara llegó a remontar el marcador poniéndose a dos goles y con balón para reducir la diferencia a 1.

Pero solo fue un espejismo. Los morados seguían fallando muchos lanzamientos claros y los ataques de los pedroteños seguían haciendo mucho daño y se iban al descanso con una buena renta (11-16).

En la segunda mitad, se mantuvo una tónica muy parecida, pero el ambiente se caldeó por momentos fruto de las distintas perspectivas con la que se juzgaban las acciones.

En ataque, los morados conseguían ocasiones de lanzamiento pero las buenas acciones del portero rival, más la mala fortuna de algunos palos y lanzamientos fuera, impedían que se recortasen diferencias. También en defensa se intentó todo y se cambió dos veces de sistema para poder, a la desesperada, conseguir los dos puntos, pero el partido ya estaba sentenciado y nada se pudo hacer.

El Senior Femenino supo asegurar y certificó su superioridad (28-15) frente al DeChocker Corazonistas, último clasificado de la Liga.

Desde el inicio una defensa 3×3 que buscaba cortar los balones rivales surtió buen efecto y rápidamente las moradas abrieron una brecha de 7 goles en el marcador y tomaron el control del ritmo de juego. Lo que permitió rotar y dar entrada a todas las jugadoras del banquillo.

En la faceta ofensiva, el Balonmano Guadalajara funcionó como un reloj. Se desplegaron los sistemas de juego preparados durante la semana de entrenamientos y el equipo hizo alarde de su coordinación grupal. Y solo las buenas intervenciones de la portera local impidieron una goleada morada aún mayor.

Sólo una nota negativa, en forma de lesión en un dedo de Mayra, a la que deseamos una rápida y buena recuperación.