Historia

Once años creando ilusiones

El club Asociación Deportiva Ciudad de Guadalajara, más conocido como Balonmano Guadalajara, es un club básico deportivo sin ánimo de lucro, cuyos fines son fomentar la práctica del balonmano entre la población más joven de Guadalajara y de Castilla-La Mancha y tener un equipo masculino en la máxima categoría del balonmano español, que sirva como guía y ejemplo a los practicantes más jóvenes de este deporte. El club no tiene dueños, es de la ciudad de Guadalajara y por lo tanto en un club abierto. El club fomenta la adquisición de valores mediante la práctica del deporte del balonmano y la solidaridad de la institución y todos sus equipos con los colectivos más desfavorecidos de nuestra sociedad, utilizando el deporte como medio de divulgación de campañas y situaciones injustas que es necesario corregir.

Tras 13 años de en esta nueva etapa de la existencia del club, más de 300 jóvenes de Guadalajara practican balonmano de forma regular y el primer equipo está asentado desde hace 10 años en la primera división o liga Sacyr ASOBAL del balonmano nacional.

El club participa también como altavoz y colaborador de numerosos eventos de carácter social y solidario en cada temporada.

La Asociación Deportiva Ciudad de Guadalajara nacía como un proyecto ilusionante y ambicioso hace ya trece años, tomando el testigo del extinto club de balonmano de la ciudad. Ahora, tras tres ascensos en un tiempo récord y el asentamiento en la liga Sacyr ASOBAL, una de las mejores competiciones continentales, el Quabit Balonmano Guadalajara continúa con un proyecto humilde, con el claro objetivo de la permanencia cada temporada y de ofrecer un espectáculo a nuestros aficionados, siempre manteniendo los pies en el suelo.

El equipo viste los colores de nuestra ciudad y lleva su nombre por toda la geografía nacional. Pero además de lucir el morado y presumir del producto más característico de nuestra provincia, la miel, representada en nuestra mascota la abeja Mielita, el Balonmano Guadalajara está decidido a ser un activo importante en todos los ámbitos de la sociedad guadalajareña, un aglutinador de los valores de nuestra tierra, contando siempre con el apoyo de nuestra incansable afición bajo nuestro grito de guerra: ¡¡Vamos, Guada!!

Temporadas Anteriores

2019/2020

El despertar truncado de un nuevo proyecto

En la temporada 2019/2020, se abría una nueva era para el Quabit Balonmano Guadalajara. Con la llegada de Mariano Ortega como nuevo técnico y la salida de hasta 7 jugadores de la plantilla, comenzaba la renovación del equipo alcarreño.

La temporada comenzó de forma irregular, con partidos en los que se alternaban minutos de juego impresionante con momentos de desorden y desconfianza por parte de los jugadores morados, que poco a poco fueron conociéndose y entendiendo las indicaciones de Ortega para ir conjuntando una máquina que alcanzó la cumbre de juego justo antes de finalizar la competición.

Y es que esta temporada estuvo marcada por un nombre: COVID-19. La pandemia mundial obligó a finalizar de forma abrupta el campeonato y todas las competiciones deportivas, confinándonos a todos en nuestros domicilios bajo el lema #Yomequedoencasa. De esta deslucida forma el Quabit obtuvo la séptima plaza, mejor clasificación en la historia del club, pero debida sin duda a estas excepcionales circunstancias.

Tras las terribles consecuencias económicas de la pandemia, el club tuvo que tomar las riendas y desprenderse de importantes activos como Chema Márquez, Antonio Serradilla o Nacho Moya y confiar en gente muy joven, de cantera para retomar el control tras los duros meses de crisis.

2018/2019

El fin de una etapa

Claramente y tras cinco temporadas a  los mandos del Quabit, la temporada 2018/2019 se preveía como la última de César Montes y de muchos de sus pupilos.

Tras dos fantásticas temporadas del equipo alcarreño, el nivel comenzó a desestabilizarse y partidos muy buenos se mezclaban con partidos de mucha más baja calidad. La plantilla seguía cumpliendo años y, pese a las incorporaciones de gente más joven como Antonio Serradilla y la explosión de Chema Márquez, el equipo no acababa de encontrar la regularidad de años anteriores, finalizando la temporada en un discreto puesto pero consiguiendo la salvación.

El final de temporada supuso la despedida de importantísimos jugadores para el club como el capitán Javi Parra, Víctor Vigo, Sergio Mellado, Javi García, Adrián Eceolaza, Carlos Donderis y Pawel Nierwzawa.

2017/2018

 

El año de la tranquilidad

Ésta fue una temporada tranquila para el Quabit BM Guadalajara, si el objetivo del equipo era la permanencia, a falta aún de ocho jornadas para finalizar la competición, el equipo ya había logrado la permanencia matemáticamente y respiraba un ambiente de tranquilidad, lo que sumado a la clasificación para la fase final de la Copa del rey en Madrid, convertía la 2017/18 en una gran temporada para el club, tras el terrible año de las lesiones.

Los de César Montes eran una máquina perfectamente engrasada que se conocía a la perfección y sabían lo que quería su entrenador y así las cosas se convirtieron en mucho más sencillas para los morados.

2015/2016

Un equipo con los pies en la tierra

La temporada 2015/2016 comenzó con la necesidad apremiante de conseguir que las piezas de un equipo muy renovado encajaran a la perfección. Tras un periodo de adaptación, el equipo comenzó a rodar a buen ritmo, haciendo una buena primera vuelta. La marcha del pivote carioca Ales Silva obligó al BM Guadalajara a fichar a Pedro Fuentes tras la desaparición del BM Aragón.

Con el objetivo de la permanencia y los pies en la tierra, BM Guadalajara hizo una buena segunda vuelta, terminando duodécimo en la clasificación. La afición alcarreña arropó al equipo en cada partido disputado en el David Santamaría y en el choque histórico que enfrentó a los alcarreños al combinado catarí, subcampeón del mundo, en el Palacio Multiusos de Aguas Vivas.

2014/2015

El coraje de un equipo humilde

La elección de César Montes como entrenador del BM Guadalajara se demostró como una buenísima decisión. El míster supo exprimir al máximo a un grupo de jugadores que dieron todo lo que estuvo en sus manos para conseguir la permanencia. El coraje, la lucha y la valentía fueron las señas de identidad de un equipo que nunca bajó las manos sobre el parqué. Acabó la liga undécimo y consiguió enganchar a la afición del polideportivo David Santamaría, que terminó la sensación de que, con un buen capitán a los mandos del barco, todo es posible.

2013/2014

Lo que pudo ser y no fue

La cuarta temporada Asobal del BM Guadalajaracomenzó tras confeccionar una plantilla de altísimo nivel deportivo, encabezada un año más por Mateo Garralda. Con un verano trepidante, lleno de fichajes y negociaciones de última hora y la incorporación in extremis de Víctor Vigo al desaparecer el Atlético de Madrid., la temporada comenzó con un traspiés inesperado contra el recién ascendido Gijón. A partir de ahí el equipo despegó y completó una primera vuelta con muy buen nivel, acabando en puestos europeos. Los sueños europeos se disiparon en la segunda vuelta, debido principalmente a los problemas económicos del club. A pesar de las dificultades, el BM Guadalajara acabó octavo en la clasificación, lo que supuso la mejor clasificación histórica del club en Asobal.

2012/2013

 

Garralda toma la dirección del equipo

La tercera campaña consecutiva en ASOBAL depara muchos cambios. El más importante en el banquillo. Bolea era relevado por un técnico debutante en la categoría Mateo Garralda. Su experiencia e ilusión eran las mejores credenciales del navarro que quería crecer en esta otra faceta del juego.   Se refuerza la plantilla con apuestas importantes, y se realiza la mejor primera vuelta de la historia del club, finalizando en octava posición. Sin embargo, la marcha de hombres como Radulovic y Rasic a equipos de Qatar mermaron el potencial del equipo y se tuvo que sufrir hasta el final para evitar el descenso de categoría. Finalmente se acabó en 13º posición, pero se vivieron tres últimas jornadas de mucha tensión, que finalizaron con mucha emoción en el último partido en el Palau blaugrana.   El Club y la ciudad viven además un momento histórico acogiendo la Copa Presidente durante el mes de enero, en el marco del Mundial 2013 en el que España se proclama por segunda vez en la historia Campeona del Mundo. El A.D. Ciudad de Guadalajara colabora estrechamente con el Ayuntamiento de Guadalajara en la organización del magno evento

2011/2012

Se salvó un duro examen

La segunda temporada en la élite fue especialmente dura y tuvo a los alcarreños contra las cuerdas. Solo el carácter y coraje de los hombres del Quabit BM Guadalajara evitaron un posible descenso, para acabar en 14ª posición.   La llegada a la plantilla del que fuera capitán de los Campeones del Mundo en 2005 y cuyo palmarés jalonan todo tipo de títulos, Mateo Garralda, relanza las ilusiones de los aficionados de la ciudad.

2010/2011

Espíritu Guadalajara

Bajo el paraguas de un nuevo patrocinador, Quabit Inmobiliaria, el club afronta la primera campaña en ASOBAL de la nueva era.

Para siempre quedará el famoso Espíritu de Guadalajara del que una y otra vez se hacían eco los comentaristas de televisión cada vez que el Quabit BM Guadalajara protagonizaba una de sus heroicas remontadas.

El equipo, reforzado sin grandes alardes, mantuvo la categoría terminando en una meritoria 13ª plaza. Guadalajara disfrutó de nuevo con el mejor balonmano continental y la visita de las grandes estrellas.

2009/2010

De 0 a 3 en ASOBAL

Antes de lo esperado. Es la primera vez en la historia del balonmano, que un equipo nuevo consigue en tres años desde su creación, ascender a la mejor la máxima categoría,   Bajo la denominación Rayet BM Guadalajara se volvió a organizar una Fase de Ascenso y como en mayo de 2008 nada iba a fallar. Tras superar a Palma Naranja en semifinales (30-27), la batalla por la ASOBAL contra Pozoblanco iba a ser legendaria. Tuvo que ser en la tanda de penaltis cómo Guadalajara regresara a la categoría que nunca debía haber abandonado. Un gol de Epeldegui desató la euforia de una ciudad deseosa de balonmano. Algo inolvidable que hizo retumbar el San José el 30 de mayo.   A comienzos de la temporada, la Disputa de la XXIV Edición de la Supercopa ASOBAL entre el BM Ciudad Real y el F.C. Barcelona Borges en el pabellón David Santa María, organizada por el Ayuntamiento de Guadalajara fue un aliciente más para los amantes del balonmano.

2008/2009

A un paso del ascenso

El ascenso a la categoría de Plata, obliga al club a apostar por hombres con experiencia como Andrés Epeldegui, Sergio de la Salud o Cristian Canzoniero.   Fue una temporada dura en la que se quedó a un partido de la gloria. En Pamplona, los alcarreños afrontaban la semifinal de la Fase de Ascenso sin presión ante Pozoblanco, eso llevó a los de Guadalajara a alcanzar la gran final contra Cangas, con el que perdió por 25 a 21.   Día triste además para los miembros de la familia del Reálitas Balonmano que horas antes de la Final conocía el fallecimiento del padre del central Álex Llorens.

2007/2008

El Balonmano vuelve a Guadalajara

El Grupo Inmobiliario Reálitas hace una ambiciosa apuesta por recuperar el balonmano profesional en Guadalajara, después de la triste desaparición del equipo de la ciudad en 1996 tras competir en la ASOBAL desde 1991, y se crea la Asociación Deportiva Ciudad de Guadalajara.   De la mano de Fernando Bolea, mítico extremo de Bidasoa Irún y Garbel Zaragoza, entre otros, se conforma una plantilla de jóvenes con mucha protección y se parte desde la Primera División.   El objetivo era el ascenso a División de Honor B, y éste se consiguió en Guadalajara siendo el anfitrión de una fase en la que también subiría de categoría el Puerto Sagunto, inseparable compañero de viaje en ASOBAL. En la gran final disputada en un abarrotado David Santamaría los alcarreños celebraron el ascenso y además se proclamaban campeones de España. El veterano internacional croata, uno de los pilares de este equipo, Velo Rajic fue designado mejor jugador de la Fase de Ascenso.

Puedes ver un vídeo que resume la historia del Balonmano Guadalajara en su primera época y tras su refundación en el año 2008.